1/7/14

Adiós chopo centenario

Populus nigra-bekes
Adiós chopo centenario
testigo mudo del tiempo
a tu vera el campanario
soledad y desaliento.
Adiós amigo del viento
adiós emblema de un pueblo
como David a Goliat
tu orgullo herido en el suelo.
Bajo tu sombra el sendero
bajo tus ramas el huerto
testigo de sinsabores
bajo la niebla y el viento.
Ya no verás procesiones
de traje y camisa blanca
ni bodas, ni comuniones
ni brillar el sol al alba.
Testigo de mil amores
de penas y abatimientos
de ancianitas enlutadas
de monjitas de convento.
No peinarás más el viento
no cortarás más la bruma
no alfombrarán más tus hojas
el huerto bajo la luna.
Adiós, ruido de cigüeñas
adiós grácil aleteo
adiós, vuelo y planear
por los tejados del pueblo.
Dónde oteará el mochuelo
dónde el búho y la lechuza
dónde gorriones, vencejos
dormirán bajo la luna.
El cimbrear de tu copa
el flamear de tus hojas
el susurro entre tus ramas
el canto de las palomas.
Adiós chopo solitario
requemándose en la hoguera
adónde irá la cigüeña
cuando vuelva en primavera.
Adónde irán los polluelos
con el nido bajo tierra
adónde irá el repicar
de las campanas, su pena.
Adiós olmos y alamedas
adiós cigüeña y polluelos
no volveréis a volar
bajo el sol en la pradera.
No disfrutaremos más
de tu estampa bajo el nido
no veremos las culebras
colgando bajo tu pico.
Adiós, verdor en las eras
adiós, arados y trillos
adiós las vacas de tiro
y las cigüeñas sin nido.
Hasta nunca, verdes prados
tronchados bajo las rejas
no veremos más el brezo
qué comerán las abejas.
Adiós, linderos y espinos
adiós, moras y endrinales
adiós, víboras, lagartos
adiós, senderos antiguos.
Adiós, ovejas, corderos
adiós, lobos y lobeznos
adiós, mastines, sabuesos
adiós, vacas y terneros.
Dónde podrán reposar
una pareja de ancianos
de paseo por el río
dónde encontrar una sombra
dónde un asiento sombrío
las choperas y los olmos
han quedado en el olvido.
Adiós, barbos y cangrejos
adiós, aguas cristalinas
la muerte surca los ríos
la muerte en los pesticidas.
Adiós, campas y setales
adiós, aves y rapaces
el esplendor de la hierba
sequía en los manantiales.
Adiós, chopo centenario
adiós, cigüeña y cigüeños
adiós, torre y campanario
qué corto se me ha hecho el tiempo.
Vacaciones en verano
encinas y robledales
senderismo entre los pinos
reposo en los manantiales.
Recuerdos de juventud
en una villa arbolada
donde el árbol ya no importa
donde ya, no importa nada.
"Adiós chopo centenario" Jose Ramón Estebas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por dejar tu comentario :-)

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...